La firma digital y la traducción jurada. ¿Cómo afecta a este servicio?

¿Qué es una firma digital? ¿Cómo utilizar la firma electrónica? Traducción jurada firma digital. ¿Cómo afecta a este servicio?

Las  firmas son elementos muy poderosos. Estos «garabatos» llevan miles de años autorizando, denegando, validando y consintiendo multitud de procedimientos y trámites diferentes. Sin embargo, esto está cambiando. Ya no necesitamos un boli para firmar un documento físico. Las firmas electrónicas están ganándole terreno a las firmas tradicionales… y no es de extrañar. Esta tecnología ha revolucionado muchísimos sectores; entre ellos, la traducción y, más en concreto, la traducción jurada. En el caso de traducciones juradas, firma digital resulta muy útil.

Si quieres saber cómo las firmas digitales están cambiando las traducciones juradas, este es tu artículo. ¿Una traducción jurada firmada digitalmente es válida? ¿Cómo funcionan? ¿Qué ventajas tiene una firma electrónica (o una firma digital) frente a una tradicional? Aquí te lo explicamos todo.

¿Qué es una firma digital?

La firma digital, también denominada firma electrónica, es una forma eficaz, sencilla y legalmente vinculante de verificar la integridad de los documentos digitales. Es otra manera, mucho más moderna, de confirmar la identidad del firmante. Además, es muy segura y puede sustituir a una firma manuscrita en prácticamente cualquier tipo de documento. Por ejemplo, se puede utilizar en archivos PDF, contratos, facturas, formularios, correos electrónicos o, como veremos más adelante, traducciones juradas (firma digital resulta en esos casos muy útil).

Sin duda, la firma digital ha facilitado el día a día no solo de las instituciones, sino también de las personas de a pie. 

Eso sí, ¡no te confundas! Una firma manuscrita que ha sido escaneada y digitalizada no tiene la misma validez que una firma electrónica. Toda firma digital, según el artículo 3 de la normativa eIDAS, debe crearse «mediante un dispositivo cualificado de creación de firmas electrónicas». Así, para que una firma digital sea válida, debe generarse a partir de un certificado cualificado.

¿Por qué la firma electrónica es útil?

podpis kwalifikowany podpis cyfrowy certyfikat podpisu osobistego e podpis
Traducciones juradas, firma digital

El impacto de las firmas digitales ha sido muy positivo. Para empezar, la información almacenada en una firma electrónica es muy difícil de manipular o de falsificar. Por tanto, se puede afirmar que la seguridad de este método es mucho mayor.

Antes, todos los acuerdos y las transacciones se firmaban en papel y había que entregarlos en persona. Sin embargo, ahora, gracias al desarrollo de los negocios online, la mayoría de los documentos y de los flujos de trabajo son digitales. Y es que las firmas electrónicas mejoran la eficiencia de estos flujos de trabajo. De hecho, en comparación con los trámites a papel, las firmas digitales son mucho más efectivas a la hora de optimizar las diferentes gestiones. 

Asimismo, como ya hemos mencionado, la firma electrónica se puede utilizar en casi cualquier documento. Lo que no hemos dicho es que también se puede firmar desde cualquier ordenador o dispositivo móvil. Firmar algo nunca fue tan cómodo y sencillo.

Está visto que todo son ventajas. No es raro, por tanto, que muchas instituciones y empresas estén implementando la firma digital en sus actuaciones.

¿Qué es la traducción jurada?

Hemos comentado que la firma electrónica ha revolucionado el mundo de la traducción jurada, pero ¿qué es esto exactamente? Pues, cuando hablamos de traducción jurada, nos referimos al servicio de traducción de un documento oficial de una lengua a otra. No es una traducción jurada si el traductor no certifica la fidelidad y exactitud de la traducción con su sello y su firma. Ten en cuenta que no todos los traductores son traductores jurados. En España, es necesario aprobar un examen oficial para conseguir este título.

Este servicio es muy solicitado, por ejemplo, por personas que van a estudiar al extranjero y necesitan presentar su certificado de notas, por personas que quieren casarse en un país diferente al suyo o por empresas que establecen acuerdos comerciales con corporaciones extranjeras. En realidad, una persona puede necesitar una traducción jurada en cualquier momento de su vida.

¿Por qué la firma de un traductor jurado es tan importante?

Un traductor jurado actúa de mediador entre dos instituciones extranjeras. Es como un notario, pero de la lengua. Su firma y su sello acreditan que la traducción es un copia íntegra y fiel del documento original que acompaña. Su firma (digital o manuscrita) es lo que le da a ese documento validez jurídica internacional.

Si la traducción no es fiel o está manipulada, el traductor jurado puede tener problemas incluso a nivel legal. Al firmar, el profesional está asegurando que el contenido del texto traducido es idéntico al del original. Por esta razón, el papel de la firma electrónica es tan importante.

La firma digital y los traductores jurados

Todos los traductores, incluidos los jurados, trabajan a distancia. No obstante, a diferencia del resto de traductores, los jurados debían firmar y enviar sus traducciones de forma física. El formato digital parecía resistirse, pero parece que, con la llegada de la pandemia de la COVID-19, esto cambió. Desde abril de 2020,   un traductor jurado puede estampar su firma electrónica en cualquiera de las traducciones juradas que haga. De igual forma, el profesional puede entregar los documentos traducidos en formato digital sin problemas.

Desde luego, las firmas digitales han facilitado enormemente este trabajo.

Traducción jurada digital. Validez y usos de la firma electrónica en las traducciones juradas

Antes de nada, debemos hacer una aclaración. Con traducción jurada digital, no nos referimos a las traducciones juradas en formato electrónico. Sabemos que muchos clientes utilizan este término cuando quieren solicitar una versión escaneada de su traducción jurada para poder enviarla por medios electrónicos. No obstante, aquí, con traducción jurada digital, vamos a referimos a aquellas traducciones juradas que se presentan firmadas digitalmente.

Con respecto a la validez de la firma digital, el artículo 25 de la normativa eIDAS le retribuye a la firma electrónica los mismos efectos jurídicos que la firma manuscrita en cualquiera de los Estados miembros de la Unión Europea. Esto significa, por tanto, que la firma digital debe reconocerse en cualquier Estado miembro, independientemente de donde se haya estampado. Por suerte, esto ahora también se aplica en la traducción jurada.

La firma digital y la traducción jurada en España

Debido a la pandemia, el sector de la traducción jurada se ha visto obligado a acelerar su digitalización. De hecho, muchas instituciones españolas han empezado a aceptar traducciones juradas en formato electrónico. Eso sí, para que estos documentos sean válidos, el traductor que utiliza la firma digital debe poseer alguno de los dos certificados electrónicos válidos en España: el Certificado FNMT de Persona Física o el Certificado Autofirma.

Además de disponer de alguno de estos certificados, las traducciones juradas con firma electrónica deben respetar los mismos requisitos y características que una traducción jurada con firma manuscrita en papel. El formato digital no exime de cumplir con los requisitos referidos a la firma, sello, certificación y copia del original.

firma digital cómo utilizar la firma electrónica traducciones juradas firma digital
Traducciones juradas, firma electrónica

Ventajas de utilizar la firma electrónica en traducciones juradas

Como hemos visto, las ventajas de la firma digital son innegables. Esta herramienta es muy útil no solo para las diferentes organizaciones, sino también para los traductores jurados. Aquí te dejamos los motivos principales por los que deberías empezar a solicitar la firma electrónica en tus traducciones:

Fiabilidad

Las firmas electrónicas creadas con las herramientas adecuadas son muy fiables. Una firma digital cualificada permite identificar al firmante y asegura la integridad de la información del documento. Este método, a diferencia del tradicional, impide que se realicen cambios en los documentos firmados.

En resumidas cuentas, la persona que utilice la firma digital nunca podrá negar haber realizado la firma o alegar que se han realizado cambios en el documento con posterioridad.

Seguridad

La encriptación digital y los registros de auditoría hacen que las firmas electrónicas estén selladas, almacenadas y protegidas contra los piratas informáticos, los fallos de seguridad y otras amenazas.

Cuando un traductor firma con su firma electrónica, está añadiendo una capa más de seguridad. Con un certificado digital, al contrario que con un simple papel firmado, se puede detectar cualquier manipulación. Si alguien intenta alterar o cambiar de alguna manera el certificado digital, este queda invalidado y, por tanto, inutilizado.

Rapidez

Puede que firmar un documento de manera electrónica sea casi tan rápido como firmarlo en papel. Sin embargo, el tiempo que se ahorra a la hora de gestionarlo y enviarlo no se puede comparar.

Y es que, de esta forma, puedes tener tu documento traducido al momento, cosa imposible cuando hablamos del formato en papel. Cuando el cliente se encuentra en otro país o incluso en otro continente, los tiempos de entrega son irremediablemente mayores. En cambio, gracias a la firma digital, basta con un clic para enviar el documento al destinatario.

Economía

La firma electrónica permite eliminar los costes de envío mediante mensajería o Correos. Esto de base ya es una gran ventaja, pero, si tenemos en cuenta que las tarifas son mucho mayores en envíos internacionales, lo es mucho más. Ya no hablamos si el envío tiene que ser urgente.

En definitiva, el presupuesto de una traducción jurada con firma digital siempre será bastante menor que el presupuesto de una traducción jurada a papel.

Conclusiones

Las ventajas, como ves, son muchas. Sin embargo, hay que tener cuidado. Cada institución tiene sus propios criterios a la hora de estipular los requisitos de presentación de los documentos. Por eso, antes de presentar la traducción, hay que consultar al organismo receptor si acepta o no la firma digital en las traducciones juradas.

Nosotros no tenemos ninguna duda: las firmas electrónicas son superiores a sus antepasados de tinta. Son instantáneas, portátiles, fiables, seguras y mucho más ecológicas. Dadas las ventajas que ofrecen los documentos digitales, es de esperar que el papel pase a la historia. Es solo cuestión de tiempo. Y tú, ¿qué opinas? ¿Te hemos convencido? ¿Empezarás a solicitar la firma digital?

Escrito por: Carmen Gallego
Redacción: Ola Chmielewska
Banner: Hubert Kalinowski

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr
Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones de nuestras últimas publicaciones y promociones

Al enviar tu correo electrónico, das consentimiento para el procesamiento de tus datos personales – El administrador de los datos personales es la empresa Trzecia Połowa Sp. z o.o. con sede en Varsovia, c/Sarmacka 1A/82

Entradas populares